Adicción a las nuevas tecnologías en la adolescencia: otra lacra a combatir.

Adicción a las nuevas tecnologías en la adolescencia

Adicción a las nuevas tecnologías en la adolescencia: otra lacra a combatir.

Se considera adicción a las nuevas tecnologías cuando una persona o adolescente dedica un tiempo y atención exagerados a la práctica de una actividad y desatiende otras actividades de su esfera vital importantes para ella y su salud.


Puedes escuchar el artículo Adicción a las nuevas tecnologías en la adolescencia: otra lacra a combatir. en el siguiente podcast
También puedes ver un resumen del artículo Adicción a las nuevas tecnologías en la adolescencia: otra lacra a combatir. en el siguiente video

Nuevas tecnologías: ¿Adicción natural o por cesárea?

En 1956 Estados Unidos vivía un gran empuje cultural y comercial, y comenzó a fijarse en las adolescentes como objeto de estudio de mercado para su economía de consumo.

Empezó ensayando con ventas exclusivas de música entre dicha población y así nació el concepto sociocultural y también psicológico de teenager. Y lo hizo en torno al CONSUMO. En esta etapa de redefinir al adolescente, la radio y la televisión jugaron un papel fundamental (ambas son nuevas tecnologías).

Estas tecnologías de información y comunicación (TIC) van a dibujar sutilmente cómo es la juventud ideal: “Lo que le mola y lo que no”. Puesto que se trata de un sector inmaduro y sin criterio, será fácil de impresionar y manipular. El cine será un buen canal de marketing y cada vez se estrenarán más films dirigidos a este público…

Han pasado 60 años y en todo este tiempo el incremento en publicidad y las compras realizadas por adolescentes han ido paralelos. A la industria no le pasa inadvertido que este segmento poblacional es un filón económico y se centrará en él.

De hecho cabe preguntarse cuál era el auténtico fin de muchos de los adelantos que se han producido en el mundo de la tecnología. Por ejemplo, la exitosa película de Regreso al futuro II (1989). Narra las aventuras de un adolescente “molón” que viaja a 2015; se describen posibles tecnologías aún inexistentes, de las que disponía el protagonista en 2015.

Con el tiempo se ha comprobado que efectivamente dichas tecnologías se han desarrollado. Aunque quizás de forma un tanto guiada.

Si todos lo hacen no será tan malo, ¿no? La adicción a las nuevas tecnologías por dentro.

España es hoy el país europeo con mayor uso del WhatsApp. Esto conduce de forma obligatoria a preguntarnos si nuestras adolescentes están generando una conducta problema, o tan solo se están limitando a imitar a sus modelos: Nosotros.

Además, culpamos a las adolescentes de aprender cosas que les enseñamos… Puesto que llevamos toda la vida castigándoles con estudiar y leer, y premiándoles con ver la televisión o jugar con la videoconsola.

Y ahora resulta que lo primero (que es bueno para ellos) les produce aversión. Pero los juegos inútiles les encantan… Les estamos enseñando formas de ocio inapropiadas (¿tal y como las nuestras?). Y en vez de corregir esa tendencia natural a la recompensa (el placer que se obtiene en los videojuegos o al establecer una nueva relación en la Red) inmediata, se la potenciamos y así reforzamos que su autoestima gire en torno a tales “logros”.

Es paradójico, a la vez que sintomático, que esta adicción a las nuevas tecnologías (entre las que se encuentra el uso de redes sociales), no consiga más que aislar a la adolescente que abusa de ellas, o hace un mal uso (grooming, sexting, ciberbullying). Y que en vez de producirle placer, como así ocurría al inicio, le acabe generando ansiedad.

Cabe destacar el hecho de que la televisión (una adicción a las nuevas tecnologías pasiva ya que Internet, móvil y videojuegos son adicciones activas) es la nueva tecnología más utilizada de todas sin diferencia de edad ni de sexo. Luego le seguirían el uso de Internet, el móvil y, a gran distancia, los videojuegos. Cada una de ellas con sus propias matizaciones.

Las adolescentes de hoy en día solo han seguido las pautas de una sociedad que parece estar enferma y engendrar más enfermos. En el presente se aspira a llevar una vida a la carta y para ello vino a complementarnos de forma magnífica el idolatrado Smartphone. ¿Qué adolescente no dispone hoy de un dispositivo así?

Este artilugio inhibe el control de impulsos puesto que si quieres algo, con solo deslizar un dedo por su pantalla lo tienes. Estamos forjando una cultura basada en el hedonismo a base de acariciar un “oráculo”.

Bahh… ¡Nadie muere por sobredosis de nuevas tecnologías!

Lamentablemente sí. Pero los casos que se conocen hasta el momento en los cuales esta adicción ha ocasionado la muerte de alguien, fueron casos de adultos adictos a juegos Online. Y todos ellos sucedieron en Corea del Sur donde la adicción a las nuevas tecnologías se ha convertido en un problema social realmente grave.

El primero de ellos sucedía en 2009, cuando una niña moría de hambre con tres meses de vida. La recién nacida fue abandonada por sus padres (quienes durante su corta vida le habían alimentado tan solo con un biberón de leche al día) porque “necesitaban” ir a un cibercafé a conectarse Online. Allí pasaban las horas dedicados a “vivir” un juego en el que, paradójicamente, cuidaban de una hija virtual. Y mientras jugaban “a las mamás y los papás” en la Red, su auténtica hija fallecía por inanición abandonada en el domicilio familiar.

Después de esta tragedia se han sucedido, al menos, otros tres parecidos:

  • Uno en que un padre dejaba morir a su hijo de 10 años (también por exposición a los elementos: Hambre y calor)
  • Otro en que un hombre mataba a su madre tras una riña por su adicción a las nuevas tecnologías
  • Y por último uno en el que un hombre fue hallado muerto en un cibercafé después de permanecer cinco días seguidos conectado a Internet.

En nuestra cultura se acepta y asume que el futuro, el desarrollo de la ciencia y la investigación; el porvenir y nuestro progreso en general; dependen no solo de disponer de una banda ancha de ADSL o redes WIFI omnipresentes, sino también de saber utilizarlas con destreza y familiaridad.

Lo que ocurre es que las nuevas tecnologías no son todas iguales y cada una de ellas merece ser estudiada de forma pormenorizada para conocer su impacto y manera de afrontarla. Por ejemplo, lo que sí está claro es que los videojuegos están diseñados claramente para crear adicción.

La adicción a las nuevas tecnologías puesta negro sobre blanco

Según el último número de la revista INFOCOP (72) del año MMXVI, a finales de 2015 la Comisión Mixta para el Estudio de las Drogas tomó la decisión de aprobar una Proposición No de Ley (PNL) sobre el abordaje de la adicción de los menores a Internet, aunque incluyendo algunos cambios.

Esta PNL fue propuesta por CIU a raíz de los datos del Centro de Seguridad para menores en Internet protegeles.com. En ellos España aparecía como el país de la UE con mayor tasa de menores en riesgo de sufrir adicción a Internet. Tanto es así que la media española (21,3%) casi duplicaba a la europea (13%).

El informe presentado por CIU, incluía detalles como:

  1. Uso de las redes sociales durante más de dos horas al día.
  2. Tener más de 500 amigos Online.
  3. Jugar con el ordenador durante más de tres horas al día.

Además la permisividad y falta de control parental ante el uso de la Red conlleva riesgos extra como que la adolescente haga grooming (quedar con desconocidos a través de Internet) o sexting; con las consecuencias negativas que sendas prácticas acarrean.

La PNL fue aprobada por unanimidad de todos los grupos parlamentarios y se recoge a continuación:

El Congreso de los Diputados insta al Gobierno, en el marco de sus competencias y en colaboración con las autoridades competentes de las Comunidades Autónomas, a realizar estudios y campañas de sensibilización y formación, dirigidas tanto a padres, tutores y educadores, como a otros colectivos en contacto con los menores, como el sanitario o las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, sobre los diversos riesgos que afectan a los menores en Internet, por su condición de colectivo especialmente vulnerable, en especial, los relacionados con la adicción a las nuevas tecnologías, el ciberacoso en sus diversas modalidades o el acceso a contenidos inadecuados en la red, entre otros, tal y como recoge el apartado 13 de las recomendaciones del Informe sobre las perspectivas de futuro en el abordaje de las actuales y nuevas adicciones; sin menoscabo de la necesidad de estudio y realización de otras acciones sobre otros riesgos que afectan a los menores en Internet.

Por realizar el cuestionario50 Puntos
Los Puntos de Usuario de Padres en la Nube te ayudarán a conseguir recompensas en la web. Sólo por ser usuario y utilizar la plataforma podrás obtener cursos de forma gratuita y materiales especificos para mejorar la educación de tu hijo.

¿Estás entendiendo el artículo?

Bibliografía consultada para escribir “Adicción a las nuevas tecnologías en la adolescencia: otra lacra a combatir.”

  • Álvarez Arias, J. C. (2015). Adolescencia y nuevas tecnologías: Una relación simbiótica. Prolepsis, 19, 32-36.
  • Castellana Rossell, M., Sánchez-Carbonell, X., Graner Jordana, C. y Beranuy Fargues, M. (2007). El adolescente ante las nuevas tecnologías de la información y la comunicación: Internet, móvil y videojuegos. Papeles del psicólogo, 28, 196-204.
  • Echeburúa, E., Labrador, F. J. y Becoña, E. (2009). Adicción a las nuevas tecnologías en adolescentes y jóvenes. Madrid: Pirámide.
  • Geijo Rodríguez, E. (2015). Cómo nos cambia Internet. Prolepsis, 18, 61-69.
  • Granados Urbán, P. (2015). La tarea de ser padres hoy. Prolepsis 19, 42-46.
"Adicción a las nuevas tecnologías en la adolescencia: otra lacra a combatir." lo escribió:

Patricia Largo Baraja

Valladolid, España

Licenciada en Psicología por la Universidad de Salamanca y con dos Máster centrados en la Psicología Clínica.

He elegido de forma deliberada utilizar los plurales femeninos no porque me dirija en exclusiva a las madres con hijas adolescentes. Me dirijo a madres y a padres con hijas y con hijos.

Pero si queremos conseguir la equidad, los chicos adolescentes han de acostumbrarse a ser tratados dentro del grupo de LAS adolescentes, al igual que hasta ahora las chicas adolescentes han sido consideradas dentro del grupo de LOS adolescentes.

2 comentarios

  1. Alber
    dice:

    Muy bueno Patricia. Totalmente de acuerdo… Aquello que podía ser una herramienta para ayudar a mejorar nuestras capacidades, puede convertirse en un arma de dependencia y adicción.

    • Patricia Largo Baraja
      dice:

      Muchas gracias Alber por dejar tu comentario en esta página. Tal y como dices, las nuevas tecnologías se ha convertido en un instrumento de doble filo.
      Hasta pronto Alber, un saludo.

Deja tu comentario

*


CONSIGUE UN EBOOK GRATUITO

5 errores que nunca debes cometer con tu hijo adolescente.

ebook gratuito 5 errores que no debes cometer en la educación de tu hijo adolescente

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Política de cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar