Depresión y autolesiones en adolescentes

Depresión y autolesiones en adolescentes

Depresión y autolesiones en adolescentes

La adolescencia es un periodo clave para la salud mental de nuestros hijos. Tres de cada cuatro trastornos mentales se presentan o tienen su origen en esta etapa. En concreto, la depresión es ya la segunda causa de muerte en la adolescencia.

En este artículo vamos a analizar las causas del incremento y cómo nos afecta en nuestra sociedad. Además te ofrecemos los mejores consejos para trabajar y prevenir la depresión en tu familia.


También puedes ver un resumen del artículo Depresión y autolesiones en adolescentes en el siguiente video

Síntomas de una depresión en la infancia y adolescencia.

Los adolescentes también sufren depresión. De forma cada vez más habitual se encuentran expuestos a esta enfermedad mental y año a año aumentan las cifras de menores de edad deprimidos.

Comúnmente se considera depresión cuando aparecen los siguientes síntomas:

  • Síntomas físicos de depresión: es habitual que se detecte una expresión de tristeza en el rostro. Estos adolescentes suelen presentar malestar físico poco definido y se quejan de dolores vagos que luego realmente no existen. En estados más avanzados de depresión y dependiendo de la personalidad se pueden también producir auto-lesiones físicas (cutting).
  • Síntomas psicológicos de depresión durante la adolescencia: lo más habitual en estos casos es que se manifieste irritabilidad y poco interés por las cosas. La motivación en general desciende y el adolescente se muestra apático. Pueden darse también pensamientos destructivos. En algunos casos se desarrolla un sentimiento de inferioridad o culpabilidad excesiva.
  • Síntomas sociales de un estado deprimido adolescente: la depresión está marcada por una escasa comunicación. El adolescente tiende al aislamiento social. No disfruta del juego ni las actividades cooperativas. Puede producirse un descenso del rendimiento académico, incluso un abandono del aseo personal. En ocasiones comienza el consumo de sustancias en función del grupo de referencia y las experiencias previas. También se encuentran en algunos casos conductas agresivas.

Estos síntomas deben mantenerse en el tiempo. Lo más habitual para el diagnóstico es considerar que se mantengan durante al menos dos semanas. Si bien es cierto que la manifestación de algunos de ellos durante menos tiempo es una señal de alerta para trabajar la prevención.

El cutting en la adolescencia.

Una de las manifestaciones de la depresión en la adolescencia es el cutting. Las auto-lesiones físicas tienen el objetivo de regular las emociones a través del dolor. Se han popularizado de forma masiva en Internet. Incluso se pueden encontrar fácilmente páginas en las que se enseñan sus técnicas.

Las investigaciones sobre el tema han encontrado que esta forma de auto-mutilación es una vía para expresar dolor psíquico, materializándolo en un dolor físico tangible.

Además los adolescentes pueden utilizarlo como un recurso para llamar la atención y poner de manifiesto sus sentimientos interiores.

¿Quieres conocer tus habilidades como padre?

Con las herramientas de nuestra escuela de padres podrás evaluar tus capacidades personales. Entenderás de qué forma afectan a tu familia con nuestro test específico

Prevención de la depresión y el cutting en la adolescencia.

En los diferentes trabajos sobre la depresión se han encontrado algunos factores que potencian el riesgo de padecer la enfermedad. La idea es que evitándolos se reducen las probabilidades de desarrollarla.

  • Experiencias traumáticas repetidas: las cifras son demoledoras. Menores que han sufrido experiencias traumáticas durante su infancia tienen una probabilidad 7 veces mayor de desarrollar una depresión durante su vida.
  • Pobreza y desestructuración familiar: se asocia esta relación a las situaciones comunes que se relacionan a la pobreza. Estrés crónico, peleas familiares, caos y falta de estabilidad, mala alimentación, drogadicción…
  • Historia familiar: relacionado con lo anterior el ambiente en el que se desarrolla un niño afecta también a su riesgo de depresión. Uno de los factores más importantes que se han aislado en diferentes estudios es experimentar una depresión de un familiar cercano.
  • Consumo de cannabis: las investigaciones con esta droga han evidenciado que magnifica las emociones en la infancia. Si se produce un consumo alto de cannabis y se han sufrido traumas a corta edad la probabilidad de una padecer una psicosis en la edad adulta es 6 veces mayor.
  • Cambios de residencia: las mudanzas durante la infancia pasan factura. Se ha encontrado una relación entre los traslados de domicilio con un aumento en el riesgo de suicidio, criminalidad y abuso de sustancias.

Cómo ves la prevención pasa por una familia y un hogar estables. Los cambios y las experiencias traumáticas son malas aliadas en el desarrollo de un niño. Aunque algunos de los factores anteriores no se pueden evitar, sí es posible minimizar sus efectos a través de un adecuado enfoque de las situaciones.

Tres consejos para prevenir la depresión adolescente en casa.

En concreto puedes tener en cuenta estos puntos para conseguir una buena prevención de la depresión en tu familia:

  1. Comunicación abierta: ofrece espacios para el diálogo y da confianza a tu hijo. Es clave valorar lo que transmite y no tomar a la ligera sus amenazas o discusiones. La expresión de las emociones es fundamental y le aportará seguridad el poder validarlas contigo. Compartir los problemas ayuda a solucionarlos.
  2. Evitar traumas: las peleas familiares o la violencia en un hogar no son buenas. Si se produce un accidente o algún acontecimiento grave que altere la estabilidad de tu familia es muy importante que todos sus miembros lo entiendan y lo elaboren de forma constructiva. Pedir ayuda en estos casos puede ser una buena opción para gestionar y superar el trauma. Intenta tratar siempre los problemas como algo temporal, con la certeza de que no durarán siempre y se llegará a su solución.
  3. Mejor en compañía: un curioso estudio sobre los efectos de las amistades en la depresión encuentra que siempre son positivas. Por un lado la persona deprimida mejora con la interacción social. Cuantos más amigos tenga mejor será su recuperación. En compañía se reduce la probabilidad de padecer el trastorno y se duplica la probabilidad de restablecerse. Por otro lado se ha demostrado que una depresión no se contagia. Al contrario, el grupo siempre tiende a volver a un estado de ánimo positivo, ayudando a sus miembros decaídos.

Bibliografía consultada para escribir “Depresión y autolesiones en adolescentes”

"Depresión y autolesiones en adolescentes" lo escribió:

Félix Martínez - Padres en la Nube

Burgos, España

Llevo más de una década conviviendo y aprendiendo con adolescentes.

Trato de unir toda esa experiencia a mis conocimientos sobre nuevas tecnologías para desarrollar recursos educativos útiles.

Deja tu comentario

*


CONSIGUE UN EBOOK GRATUITO

5 errores que nunca debes cometer con tu hijo adolescente.

ebook gratuito 5 errores que no debes cometer en la educación de tu hijo adolescente

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Política de cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar