Educar dando total libertad a los hijos

Educar dando total libertad a los hijos

Educar dando total libertad a los hijos

La idea de educar dando total libertad a los hijos está de moda. Entre los diferentes tipos de disciplinas, es la que más se practica hoy en día. En su tiempo esta visión introdujo una perspectiva muy novedosa y práctica.

Sin embargo, tras analizar las consecuencias de una aplicación sin límites deberíamos ponerla en cuarentena. En este artículo descubrirás las virtudes y riesgos de esta forma de educar y como aplicarla con éxito en tu familia.


También puedes ver un resumen del artículo Educar dando total libertad a los hijos en el siguiente video

Cuando el amor se pasa de rosca.

Este estilo le confía toda su efectividad a la fuerza mágica del amor como remedio a la dureza de la vida. Deja a un lado la disciplina socializadora, por lo que elude establecer control sobre la conducta.

La disciplina negligente, basada en educar dando total libertad presenta las siguientes características:

  • Sobreprotección irracional: viene motivada por pensamientos como: “Que nadie toque a mi hija”. Aunque esta creencia en principio te parezca razonable, es una expresión de amor desmedido.
  • Contradicción absoluta de valores: por ejemplo, a pesar de que no se ponen límites a algunos adolescentes a la exposición de imágenes violentas, se espera que luego no sean violentos.
  • Percepción adulterada del sistema de refuerzos y castigos: no están claros los mecanismos para instaurar hábitos de conducta adecuados. Por ejemplo la opinión de que se ha de premiar a un adolescente por hacer las cosas que tiene que hacer, como por ejemplo estudiar.
  • Asunción errónea del devenir de los acontecimientos: típico de esto es que se piense: “Ya aprenderá de mayor, la vida le obligará”.
  • Confianza ciega en la bondad humana: se asume que una niña o una adolescente es buena por naturaleza y por ello no le hace falta ningún tipo de socialización.
  • Concepción distorsionada sobre la etapa infantil: se caracteriza por pensar que la infancia es un período en el que hay que disfrutar al máximo todo el tiempo y desterrar el esfuerzo o el sacrificio.
  • Extrapolación desmedida del concepto de trauma: no se tolera que exista ninguna forma de sufrimiento o esfuerzo en un adolescente. Se observa una incapacidad para corregir o castigar. Esta característica es un producto más del amor irracional y negligente.
  • Oposición al uso de la evidencia científica: por ejemplo, a pesar de que numerosas investigaciones alertan sobre lo contrario, se mantiene una opinión del estilo: “a mi hija no le puede faltar de nada…” Y se terminan comprando todo tipo de caprichos que son perjudiciales para la educación durante la adolescencia.

Imagínate educar dando total libertad.

El principal motivo para aplicar esta forma de disciplina es evitar ciertas emociones y sentimientos que causan desagrado

Imagina qué ventajas podría tener para ti educar a tu hija en este esquema de darle total liberta. Por lo general así conseguirías no enfrentarte a determinadas situaciones:

  1. Miedo: por la posibilidad de causarle a tu hija daño o sufrimiento.
  2. Angustia: ante el temor de no estar cubriendo las necesidades de tu hija.
  3. Vergüenza: se origina si constatas tu fracaso como madre.

El problema es que una vez que empiezas a aplicar esta disciplina llega un momento en que te das cuenta de que la negligencia “por amor” depara en una falta de control educativo. Y entonces aparece la frustración. El sentimiento de fracaso viene acompañado por la gran impotencia que supone no poder rectificar.

Nadie dijo que la maternidad fuera fácil y elegir una disciplina normativa, aún menos. La negligencia por amor puede que sea más fácil para ti, pero no le proporciona una vida adaptada a tu hija sino le das herramientas.

Comparaciones necesarias con otras disciplinas.

Teniendo en cuenta las dimensiones para el correcto funcionamiento familiar que te proponemos desde Padres en la Nube, encontramos una serie de debilidades de esta forma de educar dando total libertad:

  1. Comunicación: no se comunica ninguna norma, solo se espera que las cosas sucedan porque sí.
  2. Inteligencia emocional: es un estilo caracterizado porque sean las emociones quienes lleven la batuta.
  3. Normatividad: se carece de normas. Si acaso se postulan ideales vanos como que la especie humana es buena por naturaleza. Lo único que se supervisa es constatar que una adolescente no sufre y no se traumatiza.
  4. Modelado: las conductas que se adquieren van a ser sobre todo de facetas emocionales. Esta forma de educación a la larga depara en personalidades adaptativas y vitalmente ineficaces.
  5. Disponibilidad: se observa por parte de las madres que aplican esta disciplina una forma de servilismo ineficaz e improductivo.

En conclusión, esta disciplina se articula sobre falsas creencias carentes de evidencia pero apoyadas por la sociedad en general.

Ten en cuenta que si la aplicas, en realidad no le demandarás nada a tu hija. Considerarás dañino su esfuerzo personal y fomentarás que no aprenda las normas básicas para su vida independiente.

La realidad nos demuestra a los profesionales de la Psicología cada día la inutilidad de esta disciplina. Recibimos cada vez más consultas de madres que no han tenido en cuenta estos principios básicos.

Por realizar el cuestionario50 Puntos
Los Puntos de Usuario de Padres en la Nube te ayudarán a conseguir recompensas en la web. Sólo por ser usuario y utilizar la plataforma podrás obtener cursos de forma gratuita y materiales especificos para mejorar la educación de tu hijo.

¿Estás entendiendo el artículo?

Bibliografía consultada para escribir “Educar dando total libertad a los hijos”

"Educar dando total libertad a los hijos" lo escribió:

Patricia Largo Baraja

Valladolid, España

Licenciada en Psicología por la Universidad de Salamanca y con dos Máster centrados en la Psicología Clínica.

He elegido de forma deliberada utilizar los plurales femeninos no porque me dirija en exclusiva a las madres con hijas adolescentes. Me dirijo a madres y a padres con hijas y con hijos.

Pero si queremos conseguir la equidad, los chicos adolescentes han de acostumbrarse a ser tratados dentro del grupo de LAS adolescentes, al igual que hasta ahora las chicas adolescentes han sido consideradas dentro del grupo de LOS adolescentes.

1 comentario

  1. Antonio Ber
    dice:

    Como siempre, Patricia dando pautas racionales a seguir, gracias.

Deja tu comentario

*


CONSIGUE UN EBOOK GRATUITO

5 errores que nunca debes cometer con tu hijo adolescente.

ebook gratuito 5 errores que no debes cometer en la educación de tu hijo adolescente

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Política de cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar