Formas de educar a los hijos adolescentes

Formas de educar a los hijos adolescentes

Formas de educar a los hijos adolescentes

Cuando se habla de formas de educar a los hijos siempre se valoran dos extremos que van desde la autoridad incontestable de los padres a la libertad plena de los hijos. Además han surgido otras disciplinas más modernas basadas en el chantaje emocional.

En este artículo te planteamos los tipos de educación que existen y sus ventajas e inconvenientes. Verás de qué forma las estrategias que aplicas en tu familia condicionarán el futuro de las relaciones con tus hijos.


Puedes escuchar el artículo Formas de educar a los hijos adolescentes en el siguiente podcast
También puedes ver un resumen del artículo Formas de educar a los hijos adolescentes en el siguiente video

La disciplina autoritaria

Este tipo de educación tiene su raíz en “la tradición“. Se caracteriza por atajar cualquier crítica a la autoridad. Las reglas se dictan desde su incuestionable posición de mando. Como además requiere inmediatez de respuesta en la conducta exigida, evita cualquier alternativa a la orden.

Esta disciplina enarbola la cultura del esfuerzo. Encumbra el sacrificio como fórmula idónea, justa y necesaria tanto para aprender, como para alcanzar el éxito en la vida.

Si aplicaras esta visión normativa, tu hija adolescente se vería desposeída de su libertad. Estarías considerándola una mera propiedad en la familia. Esto reforzaría un deseo de abandonar a la familia cuanto antes y vivir en anhelada libertad.

Sin embargo, esta forma de educar es útil en ciertos aspectos. En las investigaciones sobre el tema se ha encontrado que ha resultado efectiva cuando trabaja con normas referidas a:

  • La conducta de cortesía y el civismo.
  • Los horarios de regreso a casa cuando se sale con las amistades.

Socialización en libertad plena

Esta “educación alternativa” surge en los años 60 como reacción a la disciplina autoritaria. Trata de dejar independencia y libertad a los hijos para que por sí mismos maduren y establezcan sus propios límites.

Dentro de las formas de educar, la disciplina de la libertad se caracteriza por falsas creencias.

  • En primer lugar valora no poner límites y con ello beneficiar el crecimiento personal. Sostiene el supuesto de que los aprendizajes vitales y la madurez ocurren cuando tienen que ocurrir y no antes. Por eso a las adolescentes se les libra de cualquier responsabilidad en estudios y en conductas éticas, puesto que lo que tengan que saber lo irán asimilando con el paso del tiempo.
  • Un segundo planteamiento es convertir en algo atractivo el estudio de contenidos académicos. Es una creencia falaz de justicia y no valora el esfuerzo que supone. Se proporciona una enseñanza agradable y a cambio, la alumna responde aprendiéndola. Por ello este tipo de disciplina usa los juegos para hacer de la enseñanza algo divertido.

Todo lo anterior cristaliza en la no vigilancia y control de las conductas de las hijas. Tal postura de desestimar la supervisión de conductas se produce porque quien se encarga de educar teme el rechazo, la crítica, el abandono, etc.

Un efecto si aplicas esta educación puede ser que tu hija sienta que no es importante para ti. Esto lo puede originar el hecho de que observe la atención que otras madres le prestan a sus hijas, mientras que tú no. Tal comparación puede disparar emociones muy intensas cuya gestión es compleja.

Si eliges este tipo de indisciplina, puede que observes el llamado “efecto hotel”. Éste consiste en que tu hija no colabora en casa pero exige muchísimo. Al no tener necesidad de independizarse para disfrutar de libertad, el momento de abandono del nido se pospone de manera eterna.

Este tipo de disciplina acarrea infructuosas consecuencias en la adolescencia:

  • Fracaso en los estudios: además puede llevar a una visión negativa sobre la adquisición de conocimientos.
  • Dificultades para adaptarse socialmente.
  • Conductas poco éticas como no respetar a los adultos.
  • Inmadurez personal.
  • Consumismo desmesurado por la gestión que se hace del dinero en la familia.

El chantaje emocional

Es, junto a la anterior, una de las formas de educar más peligrosas que existen, por lo dañino de sus efectos. Pero también es cierto que a través del chantaje emocional se consiguen de forma sencilla comportamientos deseados.

Sin embargo es una disciplina tramposa que acarrea muchos problemas en los hogares. Suele llevarse a cabo en muchas familias de la siguiente manera:

  1. El padre tiene el papel de poli malo.
  2. La madre hace el otro papel: poli bueno.

De esa manera, si el comportamiento no es bueno, el poli bueno cambia su papel y amenaza con descubrirla ante el poli malo. Por ejemplo, el poli bueno dice cosas como: “O ordenas tu habitación en menos de una hora, o se lo digo a tu padre y esta semana te quedas sin propina”.

También es muy común oír a algunas madres: “Como no hagas tal cosa, me voy a enfadar”. Es un chantaje muy normalizado y, como resulta bastante efectivo, se copia de unas personas a otras sin más. Por ejemplo, es muy probable que tu hija imite entre las formas de educar esta manera de chantaje para conseguir sus propios fines.

Que una adolescente dependa de hacer o deshacer, para evitar el enfado o rechazo de su madre crea fuerte dependencia emocional. Es decir, va a orientar su vida y conducta a evitar enfados. Es por esto que tiene que mentir cuando la conducta que se le exige no es razonable.

Así, la dependencia emocional que se crea en esta forma de educar hace que la adolescente no desarrolle su propia libertad. Se siente encadenada a la familia y condenada a mentir y anularse a sí misma, algo que produce gran frustración.

Además se han estudiado otros perjuicios que acarrea esta “socialización” de conductas:

  • Convertir la mentira en un medio de adaptación vital.
  • Sentimiento de frustración que puede desembocar en bullying o vandalismo.
  • Uso del chantaje para conseguir fines propios manipulando a personas.
  • Anulación de la propia personalidad para contentar a los demás.
  • Maltrato hacia sus abuelas y madres. También hacia los animales.

La disciplina inductiva, la mejor de las formas de educar.

Este tipo de disciplina es una especie de versión mejorada de la conocida como disciplina democrática. No vamos a entrar en detalle en su explicación aquí, pero puedes aprender más en este artículo sobre la disciplina inductiva.

La aplicación de normas mediante la disciplina inductiva le proporciona a tu hija autonomía. Muy efectiva en cuanto a muchas conductas objeto de preocupación en la actualidad como:

  • El respeto hacia todos los seres humanos y a los animales.
  • Tener una actitud crítica con el consumo de drogas.
  • Ver la sexualidad de una forma sana y madura.

Este tipo de disciplina incentiva el razonamiento de las conductas diana y además, es de las mejores para propulsar el autocontrol motivado y razonado.

Bibliografía consultada para escribir “Formas de educar a los hijos adolescentes”

"Formas de educar a los hijos adolescentes" lo escribió:

Patricia Largo Baraja

Valladolid, España

Licenciada en Psicología por la Universidad de Salamanca y con dos Máster centrados en la Psicología Clínica.

He elegido de forma deliberada utilizar los plurales femeninos no porque me dirija en exclusiva a las madres con hijas adolescentes. Me dirijo a madres y a padres con hijas y con hijos.

Pero si queremos conseguir la equidad, los chicos adolescentes han de acostumbrarse a ser tratados dentro del grupo de LAS adolescentes, al igual que hasta ahora las chicas adolescentes han sido consideradas dentro del grupo de LOS adolescentes.

Deja tu comentario

*


CONSIGUE UN EBOOK GRATUITO

5 errores que nunca debes cometer con tu hijo adolescente.

ebook gratuito 5 errores que no debes cometer en la educación de tu hijo adolescente

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar