Crear un contrato de comportamiento con tu hijo

Crear un contrato de comportamiento con tu hijo

Crear un contrato de comportamiento con tu hijo

Un contrato de comportamiento puede ser una herramienta clave para la educación de tu hijo adolescente. Es una buena forma de congeniar sus deseos con tus demandas.

Muchas veces te habrás planteado como padre que las peticiones de tu hijo son desproporcionadas. Pues con un contrato de conducta adecuado podrás gestionar estas solicitudes. Lograrás canalizarlas con esta herramienta para que avance en su educación y mejore el clima familiar.


También puedes ver un resumen del artículo Crear un contrato de comportamiento con tu hijo en el siguiente video

¿Cuándo establecer un contrato de conducta con tu hijo adolescente?

Seguro que en muchas ocasiones tu hijo te haya sorprendido con alguna petición absurda. Te puede haber parecido que quiere cosas o demasiado caras o inadecuadas para su edad.

Imagínate que con 13 años tu hijo te pidiera una motocicleta. Está claro que no podrías corresponder sus deseos porque primarías su seguridad y su falta de responsabilidad con esa edad. Además ni siquiera tendría la edad mínima para conducirla.

En otras ocasiones puede que te haya pedido cosas demasiado costosas o que quedan fuera de lo que consideras que se merece. En estos casos la petición puede llegar a afectarte a nivel emocional. Incluso podrías descartarla por esta sorpresa inicial.

Por ejemplo, imagina que tu hijo de buenas a primeras te pide la videoconsola más cara del mercado. Un click sonaría dentro de tu cerebro y empezarías a notar una ansiedad creciendo en tu interior. La reacción natural sería ironizar o mandarle a paseo con sus tonterías.

Cuando notes esta sensación puedes plantear una alternativa. Si se trata de una petición adecuada para su edad y que con un poco de ahorro la familia podría asumir intenta verlo desde otro punto de vista.

Una petición de tu hijo es una mano tendida a una negociación. Seguro que tú podrías hacerle a él un montón de sugerencias sobre su comportamiento, orden de la habitación, retrasos, responsabilidad, ayuda en las tareas del hogar, respeto a otros miembros de la familia…

Pues es hora de poner en orden todas esas peticiones y estructurarlas para que tú como padre y tu hijo lleguéis a un acuerdo win-win (ganar-ganar). En el mundo de la empresa un acuerdo de este tipo es el que llega a un compromiso amistoso en el que las dos partes ganan.

Aquí entra en juego el contrato de comportamiento. Es una herramienta sencilla para organizar las promesas de los dos y estructurar todo por escrito. La situación ideal es aquella en la que tu hijo mejora su conducta en algún aspecto concreto que tú marcas y le otorgas una recompensa. Como ves ambos obtenéis un beneficio con ello.

¿Quieres crear un contrato de conducta con nuestras herramientas digitales?

Con los recursos de nuestra escuela de padres podrás establecer un contrato de comportamiento eficaz con tu hijo. Lograrás motivarle en su realización y controlar su cumplimiento de forma sencilla.

Condiciones especiales de un contrato de comportamiento.

Para finalizar existen otros cinco factores que influyen en un buen contrato de comportamiento:

  • Compromiso sobre conductas concretas: es fundamental que acuerdes la manera en que se van a evaluar los comportamientos. Si tienes una buena normativa en casa no tendrás problemas. Simplemente tendrás que utilizar aquellas normas asociadas a las conductas que te interesan. Si no cuentas con un sistema de normas específico tendrás que negociar con tu hijo las condiciones. Por ejemplo si el acuerdo es para conseguir una mejora en el orden de la habitación lo lógico sería marcar una serie de puntos a trabajar. Cama bien hecha, armario recogido, ventilar todas las mañanas… Estos son algunos puntos que puedes incluir y que deberás revisar para valorar el cumplimiento en este caso.
  • Comportamientos relacionados: intenta que la realización del contrato se centre en los compromisos que has acordado. No mezcles otras conductas de tu hijo que no tienen relación, ni para premiarle ni para castigarle dentro del contrato. Es primordial que los contratos se mantengan en los compromisos adquiridos y se centren en esas conductas concretas.
  • Sistema de puntos: lo ideal en un contrato de comportamiento es que esté asociado con un sistema de puntos. Esto ayudará a que se cuantifique el comportamiento y sea más sencillo para ti evaluar. Además tu hijo entenderá de forma más directa la repercusión de sus conductas.
  • Contrato único: es recomendable que sólo exista un contrato al mismo tiempo. Si se establecen varios pierden su sentido y pueden llevar a confusión. Es más acertado centrarse en un área concreta de mejora y hacer hincapié en ella durante una temporada. Así conseguirás que tu hijo tenga claros sus compromisos y la evolución de su conducta.
  • Contratos con caducidad: ten en cuenta que en ocasiones será útil establecer una fecha límite para el cumplimiento del contrato. Esto puede servir en casos en los que tu hijo tenga buena motivación por este tipo de herramientas. En esta situación puede ser positivo ir cambiando de contrato cada cierto tiempo. Valora que esta estrategia puede suponer un reto, pero también puede provocar ansiedad en tu hijo, así que sopesa ambas posibilidades en tu caso particular.

Bibliografía consultada para escribir “Crear un contrato de comportamiento con tu hijo”

"Crear un contrato de comportamiento con tu hijo" lo escribió:

Félix Martínez

Burgos, España

Llevo más de una década conviviendo y aprendiendo con adolescentes.

Trato de unir toda esa experiencia a mis conocimientos sobre nuevas tecnologías para desarrollar recursos educativos útiles.

2 comentarios

  1. Giannis Del Bloque
    dice:

    Pregunta como no experto en la materia: esto de hacer un contrato escrito y tal, ¿no transmite el mensaje equivocado al adolescente de lo que es una familia? Me refiero a reducirlo a una visión puramente contractual y mercantilista del hogar que me parece contraproducente.

    • Félix Martínez
      dice:

      Hola Giannis. Es un comentario muy apropiado el que haces.

      Por una parte el contrato de comportamiento es una estrategia para el cambio de conducta que deriva de la Psicología, la Educación Social y la Pedagogía. Si se compara con los contratos de negocios puede dar la sensación de que se trata de algo puramente formal, pero va mucho más allá.

      Piensa que tu hijo necesita una guía para regular su comportamiento. Es como si construyeras unos andamios a su alrededor para ayudarle a crecer. Una vez que ha logrado mantenerse si que tú intervengas puedes empezar a retirar los andamios.

      Un ejemplo sencillo acordar con tu hijo que cuando acabe la tarea podrá ir al parque a jugar a la pelota. Esta estrategia es un contrato de comportamiento simplificado. El contrato para adolescentes es una forma de acuerdo más elaborado y complejo. Se intentan trabajar repertorios de conductas completos. Desde el orden de la habitación, a la hora de llegada a casa.

      Con un contrato logras trasladar la responsabilidad a tu hijo. Le otorgas libertad para que por un lado elabore el control de la situación, y por otro se sienta protagonista de su desarrollo.

      Por otro lado la figura de un contrato, al poner por escrito los acuerdos, pretende que se puedan trabajar con comportamientos por tiempos prolongados a la vez que se desarrolla la perseverancia y la fuerza de voluntad de tu hijo.

      Sin duda, pensamos en esta herramienta como en una técnica. Es sólo una forma de comunicación, que se demuestra útil en muchos casos. Pero sin duda, como dices, es una herramienta que no tendría sentido sin el afecto, el amor y el cariño que deben presidir como valores clave cada familia.

Deja tu comentario

*


CONSIGUE UN EBOOK GRATUITO

5 errores que nunca debes cometer con tu hijo adolescente.

ebook gratuito 5 errores que no debes cometer en la educación de tu hijo adolescente

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Política de cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar