El chantaje emocional como disciplina

El chantaje emocional como disciplina

El chantaje emocional como disciplina

El chantaje emocional es una forma de educación relativamente desconocida. Suele pasar inadvertida a pesar de que se utiliza en muchas familias y se mezcla con otras formas de disciplina.

Sin embargo, sus efectos son muy dañinos y perjudiciales y es mejor evitar su empleo. En este artículo te ayudamos a identificar este tipo de educación y planteamos estrategias alternativas para que logres eliminarla de tu familia.


También puedes ver un resumen del artículo El chantaje emocional como disciplina en el siguiente video

El chantaje emocional por dentro.

El chantaje emocional es una de las formas de educar que utiliza técnicas desleales como la coacción y la amenaza. Tiene una alta eficacia para lograr que se realice la conducta exigida. La base del chantaje emocional no se asienta en normas razonadas sino que se centra en un aspecto básico y distintivo de la conducta humana: las emociones.

La formulación de este estilo educativo como método de ejercer control sobre la conducta es muy simple y fácil de emular. De hecho, se pueden observar típicas conductas de chantaje emocional en niños de tan solo tres años: “O me compras el juguete o dejo de respirar… Y me muero“.

La estrategia a través de la cual se articula esta forma de no socialización tiene diversas variantes:

  • Amenazar con el abandono (la más dañina y efectiva). “O lo haces o dejo de quererte“; “Me voy a ir a hacer mi vida y ahí os quedáis sin mí“.
  • Subrayar el mal que le acarrea a la familia: “Siempre nos has causado muchos problemas“; “No se puede salir de casa contigo“.
  • Mostrar desapego y vergüenza de tu hija:Hemos perdido más dinero contigo que ni sé“; “Siempre estás dando de qué hablar…“.
  • Condenar la moral que tiene la hija: “No te mereces nada por lo mala que eres“.

Como ves, la disciplina de chantaje emocional impide, de entrada, el amor incondicional hacia las hijas (necesario para la correcta construcción de su personalidad).

El fin y los medios del chantaje emocional.

No se trata de una forma de disciplina estudiada, testada y validada; pero es de destacar que esta educación consigue que la conducta objetivo se realice. Ello es gracias a que se ostenta una dominación brutal y desmedida de la madre sobre su hija. Las consecuencias y algunos productos directos de las mismas son:

  1. Ansiedad. Lo que previsiblemente podría favorecer el desarrollo de personalidades ansiosas.
  2. Inseguridad. Este sentimiento puede conllevar a otro más grave y general frente a la vida: indefensión aprendida.
  3. Dependencia. Una relación dependiente de por vida respecto a las expectativas maternas.
  4. Llevar una doble vida. En ocasiones, este estilo educativo hace que la vida familiar se base en mentiras para satisfacer a la figura de apego.
  5. Imposibilidad de construir la propia biografía vital.

Salidas personales de este estilo

Esta educación no-socializadora tendría efectos verdaderamente incapacitantes para tu hija. En los casos en que se aplica solo caben dos opciones como salida para la persona sometida a ella:

  1. Aguantar el “chaparrón” y mentir durante toda la vida.
  2. Terminar por claudicar y no intentar ni siquiera mentir.

Por otra parte, ten en cuenta que este estilo no proporcionará una vida independiente, ni autónoma para tu hija. Se convertirá en una persona que no podrá disfrutar de su liberad ni elaborar planes por sí misma.

Las comparaciones son odiosas

Teniendo en cuenta las dimensiones para el correcto funcionamiento familiar que te proponemos desde Padres en la Nube, encontramos una serie de debilidades del chantaje emocional como disciplina:

  1. Comunicación: se comunica claramente la consecuencia de no llevar a cabo la conducta demandada, no la conducta demandada en sí. Esto puede llevar a una visión negativa de las cosas en tu hija.
  2. Inteligencia emocional: muy afectada en general. Se educa amenazando con sentir emociones, pero luego no se explicitan y se quedan en el aire.
  3. Normatividad: como regla general se responsabiliza a los hijos del malestar que provoca la no obediencia. Las normas son claras, pero no hay flexibilidad ni negociación reales.
  4. Modelado: se adquieren conductas por modelado en los aspectos más básicos. Sobre todo en sus facetas emocionales, lo que luego puede dar lugar a una personalidad manipuladora.
  5. Disponibilidad: no se percibe la disponibilidad de la figura de apego. Es más, se teme su intervención en la mayoría de los casos a pesar de desear su cercanía.

¿Quieres conocer tus habilidades como padre?

Con las herramientas de nuestra escuela de padres podrás evaluar tus capacidades personales para establecer normas a tu hijo. Entenderás de qué forma afectan a tu familia con nuestro test específico

Según este tipo de disciplina, las emociones de la madre fundamentan el valor de la norma. Las conductas demandadas se llevan a cabo por esa misma causa. Tú eres la que elige qué estilo educativo aplicar, pero el chantaje emocional es claramente una mala opción.

Por realizar el cuestionario50 Puntos
Los Puntos de Usuario de Padres en la Nube te ayudarán a conseguir recompensas en la web. Sólo por ser usuario y utilizar la plataforma podrás obtener cursos de forma gratuita y materiales especificos para mejorar la educación de tu hijo.

¿Estás entendiendo el artículo?

Bibliografía utilizada para Chantaje emocional como disciplina

"El chantaje emocional como disciplina" lo escribió:

Patricia Largo Baraja

Valladolid, España

Licenciada en Psicología por la Universidad de Salamanca y con dos Máster centrados en la Psicología Clínica.

He elegido de forma deliberada utilizar los plurales femeninos no porque me dirija en exclusiva a las madres con hijas adolescentes. Me dirijo a madres y a padres con hijas y con hijos.

Pero si queremos conseguir la equidad, los chicos adolescentes han de acostumbrarse a ser tratados dentro del grupo de LAS adolescentes, al igual que hasta ahora las chicas adolescentes han sido consideradas dentro del grupo de LOS adolescentes.

2 comentarios

  1. Antonio L Bermejo Fernández
    dice:

    Después de leerte veo q es muy complicado hacerte una idea de los fallos cometidos involuntariamente . . . En realidad no es tan involuntario, sucede q percibir que no lo haces bien es muy complicado por actuar con conductas aprendidas que también te ciegan para darte cuenta del problema que tienes. si no reconoces q hay conductas inadecuadas Como puedes intentar poner solución a algo q desconoces? Que herramientas utilizas?
    Siempre puedes ensayar y equivocarte y lo que es mas importante, comparar tu situación a su edad (salvando las distancias culturales) y además percibir que no da buen resultado. Pero el nivel de autocrítica q necesitas es tremendo y lo que es peor enfrentarte a quien mas temes y mas daño puedes generar . . . A ti mismo, hace falta mucha valentía y conocer alternativas para salvar tu autoenfrentamiento. Me gusta este artículo porque habre una ventana a estas histirias y en este momento me viene genial. Gracias Patricia

    • Patricia Largo Baraja
      dice:

      Muchas gracias, Antonio, por dejar tu estimada apreciación. Es cierto que no es fácil ser objetivo con uno mismo, de ahí la necesidad de ejemplos que sirvan como mejor orientación para vosotros. Gracias por leer Padres en la Nube, en la página encontrarás numerosos artículos que son guías muy útiles en la educación de hijas e hijos en edad adolescente.

Deja tu comentario

*


CONSIGUE UN EBOOK GRATUITO

5 errores que nunca debes cometer con tu hijo adolescente.

ebook gratuito 5 errores que no debes cometer en la educación de tu hijo adolescente

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Política de cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar