Violencia de Género y adolescencia: la historia se repite

Violencia de género y adolescencia: la historia se repite

Violencia de Género y adolescencia: la historia se repite

En este artículo analizaremos la relación entre Violencia de Género y adolescencia y de qué forma puede afectar a tu hija.

En 1995 la ONU celebró en Pekín la IV Conferencia Mundial de la Mujer donde por primera vez se acuñó el término Violencia de Género haciendo referencia a todo tipo de violencia que el hombre ejerce sobre la mujer por el mero hecho de serlo.


Puedes escuchar el artículo Violencia de Género y adolescencia: la historia se repite en el siguiente podcast
También puedes ver un resumen del artículo Violencia de Género y adolescencia: la historia se repite en el siguiente video

El mundo cambia, la sociedad no.

En el suplemento XLSemanal sobre Violencia de Género y adolescencia, publicado el pasado 1 de mayo del año MMXVI, se incluía un artículo en el que se exponía un drama atroz: Más de 40.000 adolescentes de entre 14 y 19 años sufren Violencia de Género.

Es una generación que, a diferencia de las anteriores, ha sido educada en valores paritarios y sin embargo es muy violenta. La tasa de adolescentes víctimas de Violencia de Género duplica a la tasa de mujeres adultas. La elevada cifra es más llamativa aún si se tiene en cuenta que el ciclo del maltrato es de sobra conocido y divulgado entre las jóvenes para que éstas lo identifiquen y puedan ponerlo fin en cuanto vean algún signo de él.

Se sabe que en casos de Violencia de Género, incluso después de que la mujer adulta haya denunciado al hombre, ésta regresa con él: Dependencia emocional que el mismo ciclo de emociones del maltrato ha generado. Pero pretendemos que las adolescentes sean valientes cuando no han visto valentía en la sociedad…

Según la Macroencuesta española de violencia contra la mujer, y teniendo en cuenta los datos sobre Violencia de Género y adolescencia, el 21,1% de las menores de 24 años son sometidas y controladas (maltratadas) por sus novios.

Las adolescentes viven seguramente su primer amor y los chicos también, y tampoco saben (a lo mejor) cómo expresar lo que sienten ni manejar discusiones de pareja que nunca antes habían tenido. Culpar al agresor no es el mejor remedio, es el más fácil porque evita que surja la pregunta de si se pudo evitar.

Se ha educado en Igualdad y Prevención de Violencia de Género durante 6 años, tras conocerse por un estudio del Ministerio de Igualdad que el 32,1% de los chicos corría el riesgo de convertirse en un maltratador. Educar no funciona.

Cuando tu hija es la víctima, Violencia de Género y adolescencia en tu hogar.

A estas alturas, te habrás dado cuenta de que tu hija también puede ser víctima de Violencia de Género, aunque espero que no sea el caso.

Si sospechas que tu hija está siendo sometida por su pareja, sufriendo un constante control o incluso ha llegado a vivir chantajes emocionales, insultos o bofetadas…  O si se da el caso de que tu hija acude a ti y sea ella quien te lo cuente:

  • Ante todo calma porque perder los nervios nunca ayuda. Prepara chocolate caliente, tu sonrisa más maternal y reúnete con ella en un lugar de tu domicilio donde tengáis la mayor intimidad para hablar.
  • Lo mejor es no mostrarte controladora queriendo terminar con la relación de tu hija. Si ejerces control sobre ella alegando que es por su bien, porque la quieres, en realidad le estarás prestando argumentos a un hipotético novio maltratador y que ejerce control sobre tu hija.
  • Muéstrate cercana, y gánate su confianza preguntándole cómo se siente, o si puedes hacer algo porque se sienta mejor.
  • La siguiente pregunta puede ser cuánto cree que le va a costar terminar con la relación. Ten en cuenta que aunque tu hija no haya llegado a compartir domicilio con su pareja, el maltrato y sus fases disparan emociones que explican la dependencia emocional.
  • La última de todas tus preguntas es si desea denunciar los hechos. Esta última cuestión no siempre procede pues no siempre el maltrato ha llegado a ser tan dañino como para acudir a la policía y además el hecho de denunciar es en sí traumático.
  • La decisión final ha de tomarla siempre ella, salvo si el caso es muy grave y debe de ser denunciado pero tu hija se niega.

Un buen consejo: No busques culpables. Ni culpes a tu hija de lo que le ha ocurrido, ni a ti, ni a tu pareja. Lo importante es superarlo de la forma menos dolorosa y seguir adelante con vuestras vidas.

En los casos de Violencia de Género y adolescencia , siempre es aconsejable buscar ayuda profesional adecuada y huir de los falsos psicólogos y de los coach. La formación reglada y apropiada en Psicología para atender este tipo de conflictos es o la psicología cognitivo-conductual o la psicología sistémica. El psicoanálisis es más propio de la psiquiatría, la PP (psicología positiva) no resuelve nada ni otras pseudopsicologías como la Gestalt, o lacaniana.

Aunque tu hija haya terminado la relación con el maltratador, es muy probable que desarrolle estrés post-traumático si no recibe asistencia psicológica que le ayude a asimilar la experiencia por la que ha pasado.

Violencia de Género y adolescencia conforman un cóctel peligroso. Porque aunque existen leyes que condenan este tipo de violencia, en la realidad social el ser víctima de Violencia de Género produce un estigma y a estas víctimas se les suele dar la espalda en su entorno más cercano: amigas, compañeras de clase, parientes, etc. La psicoterapia también es de ayuda si esto pasara.

La Ley Orgánica 1/2004 contra la Violencia de Género apunta que:

la violencia de género no es un problema que afecte al ámbito privado. Al contrario, se manifiesta como el símbolo más brutal de la desigualdad existente en nuestra sociedad. Se trata de una violencia que se dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo, por ser consideradas por sus agresores carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión.

Machismo o sociedad patriarcal

Se presupone que la Violencia de Género es producto del machismo. Pero se ha comprobado que no todos los maltratadores son machistas y que algunas de las víctimas de esta violencia sí lo eran.

¿Qué es el machismo? ¿Hasta qué punto es legítimo decir violencia machista cuando se habla de Violencia de Género?

El patriarcado es un conjunto de prácticas destinado a favorecer que los hombres desempeñen determinados puestos para dirigir el sistema y perpetuar su dominio y explotación sobre la mujer y a la vez seguir con su ejercicio de poder desde una posición privilegiada con respecto al acceso a todo tipo de recursos.

De esta forma, el patriarcado no admite que la mujer decida sobre su vida con libertad: dónde trabajar (en casa), cuántos hijos tener (los que su marido desee), su apariencia (maquillada, delgada y depilada), o decir un simple NO.

Así, la relación entre Violencia de Género y adolescencia se cronifica. Tanto es así, que el sistema patriarcal español contenía y contiene leyes (penales y civiles) que presionan para someter a la mujer, puesto que le dictan lo que puede o no puede hacer. Por ejemplo abortar o elegir el orden de apellidos de las hijas. Hasta 1999 cuando un matrimonio tenía hijas se les ponía de primer apellido el del marido y de segundo el de su mujer. Y así se daban casos que destrozaban algunas adolescencias, como le pasó a Loreto Conejo Prieto.

El machismo es una actitud personal de prepotencia del hombre sobre la mujer que consiste en que éste da por hecho que la mujer solo vale para cocinar, barrer, parir y darle siempre la razón cuando él habla. Por desgracia, hay muchas mujeres machistas (normalmente las que les crían).

El machismo también es consecuencia del patriarcado, al igual que la Violencia de Género; aunque el machismo no es sinónimo de misoginia: Odio y desprecio hacia la mujer.

El patriarcado utilizó el lenguaje (artificio cultural) para promocionarse. Así incluye términos y usos que lo sustentan: Se acepta de forma natural que el hombre sea el centro de todo. Está lleno de estereotipos sexistas y referencias a los roles de género (qué es propio de cada uno y qué no), que construyen actitudes, prejuicios y connotaciones. Como puedes ver esto afecta de forma dramática a la relación entre Violencia de Género y adolescencia.

Por realizar el cuestionario50 Puntos
Los Puntos de Usuario de Padres en la Nube te ayudarán a conseguir recompensas en la web. Sólo por ser usuario y utilizar la plataforma podrás obtener cursos de forma gratuita y materiales especificos para mejorar la educación de tu hijo.

¿Estás entendiendo el artículo?

Bibliografía consultada para escribir “Violencia de género y adolescencia: la historia se repite”

  • Álvarez González, C. J. (2009). La Psicología científica y las pseudopsicologías. Prolepsis, 2, 70-81.
  • Fernández González, A. M.ª (2011). Educación y prevención en violencia de género en adolescentes. Prolepsis, 10, 25-39.
  • García-Vega, E. (2011). Acerca del Género y la Salud. Papeles del Psicólogo, 32 (3), 282-288.
  • Granados Urbán, P. (2015). La tarea de ser padres hoy. Prolepsis 19, 42-46.
  • Halty, L. y Prieto-Ursúa, M. (2015). Psicopatía infanto-juvenil: Evaluación y tratamiento. Papeles del Psicólogo, 36 (2), 117-124.
  • Martín Pérez, V. y Abril Herrero, M. F. (2011). Estrés Post-traumático en Mujeres víctimas de Violencia de Género. Prolepsis, 9, 33-39.
  • Martínez Gallego, E. M.ª (2010). La Violencia de Género en la ley 1/2004, de 28 de diciembre, de medidas de protección integral contra la Violencia de Género y el papel fundamental de los peritos psicólogos. Prolepsis, 6, 22-43.
  • Pérez del Río, F. (2015). El coaching un sistema de plagios y más plagios. Prolepsis, 19, 28-31.
"Violencia de Género y adolescencia: la historia se repite" lo escribió:

Patricia Largo Baraja

Valladolid, España

Licenciada en Psicología por la Universidad de Salamanca y con dos Máster centrados en la Psicología Clínica.

He elegido de forma deliberada utilizar los plurales femeninos no porque me dirija en exclusiva a las madres con hijas adolescentes. Me dirijo a madres y a padres con hijas y con hijos.

Pero si queremos conseguir la equidad, los chicos adolescentes han de acostumbrarse a ser tratados dentro del grupo de LAS adolescentes, al igual que hasta ahora las chicas adolescentes han sido consideradas dentro del grupo de LOS adolescentes.

Deja tu comentario

*


CONSIGUE UN EBOOK GRATUITO

5 errores que nunca debes cometer con tu hijo adolescente.

ebook gratuito 5 errores que no debes cometer en la educación de tu hijo adolescente

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar