Adolescentes adictas a las nuevas tecnologías

Adolescentes adictas a las nuevas tecnologías

Adolescentes adictas a las nuevas tecnologías

Las adolescentes adictas a las nuevas tecnologías son un fenómeno moderno que cada vez tiene más importancia en nuestra sociedad.

Más allá de entender esta nueva realidad importan las consecuencias que puede tener para tu familia.

Descubre en este artículo cómo pueden llegar a afectar las nuevas tecnologías a tu hija y de qué forma actuar como madre.


Puedes escuchar el artículo Adolescentes adictas a las nuevas tecnologías en el siguiente podcast
También puedes ver un resumen del artículo Adolescentes adictas a las nuevas tecnologías en el siguiente video

Reconocer al enemigo: ¡Santo y seña!

Dentro de la adicción a las nuevas tecnologías se distinguen aquellas que presentan un tipo de interacción pasiva (como radio, televisión o cine) de las que precisan de una interacción activa (como Internet, el teléfono móvil o los videojuegos).

La cuantía y diversidad de las nuevas tecnologías se ha modificado ferozmente en muy poco tiempo con la aparición del Smart phone. Actualmente son las siguientes:

  1. Radio (interacción pasiva)
  2. Cine (interacción pasiva)
  3. Televisión (interacción pasiva)
  4. Smart phone (interacción activa). Este dispositivo electrónico, que ha sustituido al móvil, está acaparando dos adicciones que antes concurrían de manera muy distinta (en espacios cerrados y con tiempos más delimitados):
    • Estar conectado a Internet y enganchado a La Red (pudiendo chatear en Web sociales y navegar por motores de búsqueda de información casi ilimitada como, por ejemplo Google).
    • Jugar tanto con videojuegos, como con juegos on line (más adictivos los segundos).
      Este adelanto digital ha traído consigo nuevas y apetecibles TIC para las adolescentes: Les permite descargar y compartir cuantos archivos deseen (films, música, fotos); y con la cámara pueden subir imágenes y vídeos a mensajes que envían al instante. Los Smart phone son una nueva tecnología “tres en uno”.

En los 80, cuando aún no existían adolescentes adictas a las nuevas tecnologías, se usaba un boli BIC y “energía humana” para rebobinar cintas de audio que contenían “nuestra música” en minutos; con cuidado de que no “se te saliesen”. Ahora se consigue todo en un par de segundos sin esfuerzo, ni sacrificio, ni exposición al fracaso… Porque la Era Digital es, ¿mejor?

Ahora las adolescentes son impacientes y sin tolerancia a la frustración, se relacionan socialmente sin siquiera establecer contacto visual, obviando el lenguaje gestual del otro, y tienen 500 amigos en Facebook más los de Tuenti que no conocen.

Estas cuestiones no son en absoluto un hecho reprobable; tan solo conforman una realidad que se ha de conocer y tener en cuenta: La realidad Red de las adolescentes adictas a las nuevas tecnologías.

Las TIC son un elemento de cambio social, no el Armagedon de la cultura actual. Así pues hemos de considerarlas como se debe: Conociéndolas antes de desestimarlas sin más. Estamos ante un fenómeno como es el del Smart phone que te conecta cuando quieras a la Red y que ha revolucionado radicalmente la historia de la humanidad.

Hoy no se imparte una clase en un aula sin que cada alumna tenga su pantalla delante y nos sorprende si vemos a alguien con un móvil que no sea un Smart phone. La Red ha creado una juventud impaciente, con incapacidad de demora de la recompensa, que presenta una mínima tolerancia a la frustración.

Y esto es contrario a la educación de los años 60, 70, 80 y 90. La Red también ha implantado una brecha generacional en cuanto a la educación se refiere. Ello plantea una dificultad añadida a la hora de entenderte con tu impaciente hija.

Adolescentes adictas a las nuevas tecnologías y otras trampas de la red

La Red está ideada de forma que aún desconociendo lo que son las nuevas tecnologías y lo que su funcionamiento implica puede llegar a desarrollar una “adicción hacia la misma”. Y esto independientemente de en qué forma, de si se trata de una usuaria adolescente o una adulta, de sus gustos o de sus necesidades…

Ello se debe a que proporciona una ágil dinámica de recompensas dentro de un torrente continuo de estímulos luminosos y sonoros.

Las pantallas no permanecen estáticas sino que en ellas aparecen, de forma inesperada y con alta frecuencia, todo tipo de alertas. La Red mantiene varias “ventanas” abiertas a la vez en la misma pantalla, con sus distintas pestañas o enlaces en los que aparecen diferentes mensajes que obligan a agrandar el foco atencional y llevar a cabo un ejercicio multitarea. Este quehacer es del todo estimulante y muy adictivo, como se ha comprobado y puede ser un potente motivador para las adolescentes adictas a las nuevas tecnologías.

Por otro lado, el contenido violento de determinados videojuegos y páginas Web (YouTube) no es apropiado para las adolescentes. En esta etapa de desarrollo son fácilmente impresionables y algunas imágenes podrían servirles, a la vez que de entretenimiento lúdico, de un peligroso modelo a imitar.

En cuanto a los contenidos sexuales disponibles en la Red, no se puede nadar contra corriente. Son adolescentes en su despertar sexual. Es lógico que busquen estímulos que les sirvan para excitarse o imágenes que les muestren “cómo se hace eso que quieren hacer pero no saben cómo”. El peligro está en que no han recibido instrucciones al respecto y pueden adoptar modelos inadecuados.

La masturbación es una práctica sana, privada y muy placentera (durante el orgasmo se liberan endorfinas). Que las adolescentes consuman pornografía e imágenes eróticas a través de Internet no es en principio algo alarmante. Lo alarmante sí podría ser el contenido de las imágenes, la frecuencia de su visionado, la influencia sobre la adolescente, la duración de dicha conducta y el uso que hacen del mismo.

Otro fenómeno que puede llegar a estar relacionado con las adolescentes adictas a las nuevas tecnologías son algunas páginas Web que contienen archivos de pornografía infantil. Si la adolescente accede a estos contenidos estaría cometiendo un delito, por lo que podría ser detenida y juzgada según la Ley del Menor.

Debido también a esa curiosidad que acompaña a la adolescencia, puede verse tentada a realizar sexting (con las consecuencias que ello acarrea) o ser víctima de grooming.

Por ejemplo, en 2014 se observo en Reino Unido que las agresiones sexuales tras citarse con un desconocido a través de Internet, se habían multiplicado por seis con respecto a los últimos cinco años (el 85% de las víctimas tenían entre 20 y 29 años). Y en Dallas (EEUU), se pone sobre aviso de aquellas apps utilizadas por depredadores sexuales como Tinder, Kik, PlentyOfFish, MocoSpace y MeetMe. En nuestro país aún no se ha realizado una campaña a este respecto ni se ha publicado ninguna noticia semejante.

Señales de alerta roja ante adolescentes adictas a las nuevas tecnologías

La primera y más preocupante de todas, que debe poner sobre alerta en cuanto a una adicción a las nuevas tecnologías, es que tu hija sacrifique horas de sueño por mantenerse conectada.

Siempre tendrá a mano alguna excusa con tal de seguir enganchada.
Dentro de la adicción a las nuevas tecnologías existen diversos factores que podrían fomentar dicha adicción:

  1. La facilidad de acceso a la Red gracias, sobre todo, a los Smart phones.
  2. Omnipresencia de la Red: Ésta está siempre encendida y presente no importe la hora o el lugar geográfico del planeta.
  3. La falta de límites que caracteriza a la Red; ya que no tiene un principio ni un fin.
  4. La distorsión del tiempo que se experimenta en tanto que la adolescente permanece en conexión. Ello ha propiciado en algunos casos una disociación y alteración de la conciencia.
  5. La sensación de “anonimato” le permite a la adolescente desinhibirse y tantear otros roles de conducta, así como desvelarle a un perfecto desconocido aspectos íntimos y privados de su vida.
  6. El bajo coste económico que supone conectarse a la Internet.

Para diagnosticar a las adolescentes adictas a las nuevas tecnologías se utilizan los tres mismos criterios usados para un diagnóstico de adicción a sustancias:

  1. Incapacidad de dirigir la conducta y sentimiento de rabia al comprobar que es la adicción la jefa: La que “controla”.
  2. Dependencia. En este caso es psicológica y se denomina craving: El deseo ansioso de ejecutar la tarea adictiva, de tal forma que se centra la atención únicamente en dicho fin hasta conseguirlo.
  3. La vida de la adolescente se ve afectada de forma considerable a diferentes niveles: Social, familiar, académico, físico, etc.

Síntomas de adolescentes adictas a las nuevas tencologías

  1. Tolerancia y abstinencia. La tolerancia indica que la adolescente va a necesitar estar, cada vez, más tiempo enganchada a la Red. Y respecto a la abstinencia, ya se ha señalado el efecto del craving.
  2. Variaciones en el estado de ánimo. Se observan cambios de humor bruscos.
  3. Euforia y trance.
  4. Negación y ocultación. O minimización del hecho de llevar a cabo la conducta adictiva: “No es para tanto, solo hablo con mis amigas”.
  5. Sentimiento de culpa y consecuente merma de autoestima.
  6. Riesgo de recaída e instauración de la adicción.

Hora de ser un estratega

Desde hace varios años se ha observado que existe una tendencia de mayor conexión a Internet entre las chicas adolescentes que los chicos de su misma edad.

Imagínate la situación. Quieres a tu hija y deseas que tenga una vida plena. Le regalas un Smart phone último modelo, aún dudando de que sea adecuado para ella. Le proporcionará toda esa autonomía que no tiene en el hogar cuando se conecta a Internet o juega con la consola delante de ti en el salón.

Aunque tu hija adolescente no te van a incluir en su red social, puesto que es su reducto de privacidad, como madre puedes evitar que se aísle haciendo vida familiar de otra manera: Prescindiendo de la Red. Así conseguirás que no se convierta en una más de las adolescentes adictas a las nuevas tecnologías.

Puedes proponer excursiones al campo, visitas a museos, o apuntaros a sesiones de “Introducción a” (la cerámica, la horticultura, el bricolaje, etc.). La práctica de deporte con el resto de la familia también es otra entretenida forma de que tu hija estén alejadas de su Smart phone (sobre todo el deporte es natación). Y cuantas otras actividades se te ocurran.

Las habilidades de negación (que se deben modelar desde el nacimiento) también pueden ser de ayuda para que tu hija adolescente se controle y decida no estar conectada. Decirle no es una herramienta ideal para que aprenda a ser asertivas incluso consigo misma.

Por realizar el cuestionario50 Puntos
Los Puntos de Usuario de Padres en la Nube te ayudarán a conseguir recompensas en la web. Sólo por ser usuario y utilizar la plataforma podrás obtener cursos de forma gratuita y materiales especificos para mejorar la educación de tu hijo.

¿Estás entendiendo el artículo?

Bibliografía consultada para escribir “Adolescentes adictas a las nuevas tecnologías”

  • Álvarez Arias, J. C. (2015). Adolescencia y nuevas tecnologías: Una relación simbiótica. Prolepsis, 19, 32-36.
  • Castellana Rossell, M., Sánchez-Carbonell, X., Graner Jordana, C. y Beranuy Fargues, M. (2007). El adolescente ante las nuevas tecnologías de la información y la comunicación: Internet, móvil y videojuegos. Papeles del psicólogo, 28, 196-204.
  • Echeburúa, E., Labrador, F. J. y Becoña, E. (2009). Adicción a las nuevas tecnologías en adolescentes y jóvenes. Madrid: Pirámide.
  • Echeburúa, E. y Requesens, A. (2012). Adicción a las redes sociales y nuevas tecnologías en niños y adolescentes. Madrid: Pirámide.
  • Geijo Rodríguez, E. (2015). Cómo nos cambia Internet. Prolepsis, 18, 61-69.
  • Granados Urbán, P. (2015). La tarea de ser padres hoy. Prolepsis 19, 42-46.
"Adolescentes adictas a las nuevas tecnologías" lo escribió:

Patricia Largo Baraja

Valladolid, España

Licenciada en Psicología por la Universidad de Salamanca y con dos Máster centrados en la Psicología Clínica.

He elegido de forma deliberada utilizar los plurales femeninos no porque me dirija en exclusiva a las madres con hijas adolescentes. Me dirijo a madres y a padres con hijas y con hijos.

Pero si queremos conseguir la equidad, los chicos adolescentes han de acostumbrarse a ser tratados dentro del grupo de LAS adolescentes, al igual que hasta ahora las chicas adolescentes han sido consideradas dentro del grupo de LOS adolescentes.

2 comentarios

  1. Artículo más que recomendable para los padres que tenemos adolescentes en casa. Una pasada Patricia. Un auténtico placer descubrir ésta página y a tí en particular. Muchas gracias. Inscrito estoy y a esperar en el correo nuevas publicaciones.

Deja tu comentario

*


CONSIGUE UN EBOOK GRATUITO

5 errores que nunca debes cometer con tu hijo adolescente.

ebook gratuito 5 errores que no debes cometer en la educación de tu hijo adolescente

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar